Reducir el impacto de la ganadería en el cambio climático se ha convertido en todo un reto, pero podemos conseguirlo.

En el artículo de hoy vamos a hablar de las emisiones de metano producidas por la ganadería y de las alternativas que se están investigando para mitigar su efecto a nivel ambiental.

Según un estudio publicado en la revista Science en 2019, el metano es un poderoso gas de efecto invernadero que se descompone en la atmosfera de manera más rápida que el dióxido de carbono, convirtiéndose en uno de los mayores desafíos al que nos enfrentamos en el contexto ganadero.

vacas prao verde

¿De dónde proceden las emisiones de metano en la ganadería?

¿Sabías que la producción de metano entérico puede ser sustancial en el vacuno y representa el 6,5% de la ingesta energética bruta? Este metano se libera a la atmósfera principalmente a través de eructos y en forma de aliento.

Este metano producido por las vacas es de origen biogénico. Se forma a partir de la fermentación en el rumen del carbono que contienen los alimentos, principalmente forrajes ricos en celulosa.

¿Complementos alimentarios como estrategia para la reducción de metano?

Los complementos alimentarios se han utilizado principalmente para aumentar la productividad animal, pero en los últimos tiempos los avances en el estudio del rumen han permitido investigar su uso para mejorar la salud animal y, de esta manera, mitigar las emisiones, principalmente de CH4 entérico.

Los complementos se clasifican en dos grupos, según el mecanismo de acción en el proceso de metanogénesis, inhibidores y modificadores del rumen.

Su diferencia se basa en que los complementos clasificados como inhibidores del proceso de la metanogénesis actúan directamente sobre la vía de la metanogénesis de una manera que pueden interrumpir el proceso y reducir la producción de metano.  

Por otro lado, los complementos clasificados como modificadores del rumen limitan el crecimiento de los organismos metanógenicos, pero no inciden en ninguna ruta específica de la metanogénesis.

¿Qué tipos de complementos alimentarios existen en función de los mecanismos de acción?

Inhibidores del rumen. Existen tres formas en este proceso donde los complementos alimentarios pueden ejercer una acción que finalmente derivará en la reducción de la producción de CH₄ entérico:

1. Nitratos: se basa en la capacidad del nitrato en desviar la energía producida durante la fermentación ruminal del alimento lejos de la producción de metano. La cantidad de metano mitigado está directamente relacionada con la cantidad de nitrato suministrado.

2. Algas: se ha encontrado que la inclusión de la macroalga roja Asparagopsis taxiformis en las dietas de rumiantes es muy eficaz para reducir el metano (a veces se ha visto una reducción de metano de más del 80%) a un nivel bajo de inclusión alimenticia (<2% de materia orgánica del sustrato) y con un efecto mínimo en el proceso de la fermentación. Se ha identificado que el agente químico detrás de esta capacidad de la inhibición es el bromoformo.

3. 3-NOP: es una molécula sintetizada a partir de dos compuestos naturales. Hasta la fecha, se han completado más de 35 ensayos a nivel mundial que demuestran que el 3-NOP es capaz de reducir de manera sostenida el metano entérico en un 30% (20-40%), dependiendo del tipo de animal, la composición de la dieta, dosis y método de suplementar el 3-NOP.

Modificadores del rumen. Se pueden utilizar como aditivos alimentarios para limitar el crecimiento de metanógenos y suprimir su producción de metano. Los factores que influyen en la producción de CH4 incluyen aquellos involucrados en el metabolismo de H2 y carbohidratos. En este grupo entrarían:

1. Lípidos: La eficacia de los lípidos para reducir las emisiones de metano depende de la forma y nivel de suplementación, así como de la fuente y el perfil del ácido graso.

2. Aceites esenciales (puros y mezclas): Los aceites esenciales son una de las sustancias bio-activas más prometedoras que se pueden utilizar para minimizar el impacto ambiental de los rumiantes.

3. Taninos: la investigación de taninos es difícil e inconsistente debido a las dificultades para aislar los taninos y porque diferentes forrajes pueden contener diferentes formas estructurales de taninos.

4. Saponinas: una de sus mayores limitaciones consiste en su efecto transitorio, ya que las bacterias ruminales desarrollan la habilidad para inactivar las saponinas tras un periodo de tratamiento superior a 2-3 semanas.

5. Probióticos: se ha evaluado el efecto de incluir bacterias productoras de propionato consumiendo H2 como equivalente reductor y, por tanto, compitiendo con la generación de metano. Los resultados in vivo, sin embargo, son contradictorios en lo que respecta con la reducción de metano entérico.

6. Levaduras: no suelen reducir las emisiones de metano. La ventaja de esta estrategia nutricional radica en que favorece la degradación de la fibra e incrementa el pH ruminal.

7. Flavonoides: no se conoce aún que los flavonoides puedan reducir de modo consistente el CH4, pero se han evaluado las propiedades antimicrobianas de los compuestos de este tipo.

Se estima que a medio-largo plazo existan tipos de complementos alimentarios muy prometedores, pero será necesario dar algunos pasos para que estos puedan estar cerca de comercializarse.

Por esta razón, son varias las estrategias estudiadas dentro de los proyectos de CAPSA Vida con la intención de:

  • reducir potencialmente las emisiones de metano producidas por la ganadería y expulsadas al medioambiente
  • brindar al sector información sobre el modo de acción, la eficacia, la seguridad y la practicidad en el uso de los aditivos en la reducción del metano.

Uno de esos proyectos es el desarrollado por la startup navarra Pentabiol, con la que colaboramos. En el artículo ‘Alimentación del ganado y bienestar animal: retos y oportunidades’ encontrarás más información al respecto.

Para seguir desarrollando proyectos en colaboración que brinden soluciones a temáticas tan relevantes como la reducción de emisiones de metano a la atmósfera, desde CAPSA Vida hemos creado #LaGranja, un laboratorio de innovación alimentaria que piensa en las personas, en el planeta y en la prosperidad del medio rural.

Crear #LaGranja futuro, neutra y ecoeficiente es uno de nuestros retos. ¿Nos ayudas?

 compartir esta publicación 

Write A Comment