¿Puede la agricultura convertirse en la solución al cambio climático e impactar de manera positiva en el medioambiente? Actividades como el secuestro de carbono en el suelo han sido apoyadas por el MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio) bajo el Protocolo de Kioto y consideradas como uno de los medios más eficaces para reducir el dióxido de carbono presente en la atmósfera.

El secuestro de carbono se puede definir como la acción de almacenar en el suelo y en las plantas perennes ese exceso de CO2. El objetivo de esta práctica es invertir la degradación y el manejo inadecuado que se hace de la tierra.

Hasta la fecha, algunas de las prácticas agrícolas más comunes incluían labrar la tierra, pastorear en exceso o usar fertilizantes, pesticidas y herbicidas a base de combustibles fósiles, lo que ha provocado esa alta liberación de dióxido de carbono.

No debemos olvidar que el suelo es un recurso natural no renovable a corto plazo y que, además de ser importante para la agricultura, es esencial para los ecosistemas y la vida del planeta.

¿Por qué es importante el secuestro de carbono para los agricultores?

Desde Capsa Food somos conscientes del papel fundamental que desempeñan los agricultores en la lucha contra el cambio climático y creemos que el desarrollo de prácticas que secuestran carbono en el suelo tendrá un impacto positivo y duradero en el medioambiente.

La implementación de estos procesos no solo implicará beneficios para los cultivos y el suelo, también para la calidad del aire y el incremento de la biodiversidad.

Pero si hay alguien que tiene un interés personal en reducir los efectos del calentamiento global, esos son los agricultores, ya que son los primeros que se ven afectados y los primeros en notar las consecuencias: sequías, inundaciones, condiciones extremas, etc.

Su actitud es intentar mantener con vida su sustento, los suelos agrícolas, pero para ello necesitan adoptar medidas climáticamente inteligentes, así como planes personalizados que les permitan identificar las técnicas más eficientes que deben aplicar.

La capacidad del suelo para almacenar carbono es limitada y depende de una combinación de factores: contenido y tipo de arcillas, densidad y profundidad del suelo, temperatura y radiación solar…

Reto carbon farming

Para seguir apoyando a nuestros agricultores y contribuir en el cuidado del medioambiente, dejando un legado importante a las futuras generaciones, uno de nuestros retos es buscar nuevas metodologías o modelos que faciliten la implementación de esa agricultura del carbono.

A través de nuestra iniciativa Capsa VIDA, ofrecemos desarrollar nuevos proyectos e ideas que supongan todo un avance en la lucha contra el cambio climático y que faciliten a nuestros agricultores la puesta en marcha de prácticas que mejoren la velocidad a la que el CO2 es eliminado de la atmosfera.

Los científicos estiman que será necesario eliminar 200 mil millones de toneladas de dióxido de carbono para comenzar a revertir los efectos del cambio climático. ¿Podrán los suelos agrícolas hacer frente a este desafío?

Si crees que tu proyecto o tu idea puede ayudarnos a cambiar la forma en que se cultivan los alimentos, ¡queremos escucharte!

La agricultura es, si no el único, uno de los pocos sectores con capacidad para compensar la emisión del principal gas de efecto inverno.

 compartir esta publicación 

Write A Comment