eficiencia energetica ganaderia

Cuando buscamos formas de invertir en una startup, pocas veces se nos pasa por la cabeza que un sector tradicional como es la ganadería pueda ser el objeto de nuestras inversiones. Pero no debemos pasar por alto las opciones y la tecnología que pueden hacer que las actividades pecuarias consigan su máximo potencial.

En Capsa VIDA entendemos que la alimentación del futuro pasa por ser saludable, sostenible y personalizada y por ello, apostar por la innovación en el sector nos parece el mejor camino a seguir.

El buen uso de los recursos con los que cuentan los ganaderos les puede ayudar a conseguir mejores objetivos, por ejemplo, llevar a la reducción en los costes de producción, lograr una mayor efectividad o poder desarrollar su actividad de una manera más amigable con el medio ambiente y en ello tiene una gran relevancia el tipo de energía que aprovechemos en las fincas.

Invertir en proyectos de energía solar

En los últimos años, la mayoría de los Gobiernos y de empresas particulares han hecho una apuesta por las energías renovables. Estudios sectoriales afirman que instalar paneles solares en las explotaciones ganaderas puede conllevar un ahorro de hasta el 40% de los costes energéticos. Además, la energía solar tiene otra ventaja y es que siempre va a estar ahí; ante una tormenta o una nevada que corte el suministro eléctrico tradicional, los paneles solares seguirán funcionando, lo que garantiza el suministro en zonas apartadas o con predisposición a quedarse aisladas.

La energía obtenida gracias a la luz del sol puede aprovecharse para cercas eléctricas, electrobombas o para todo tipo de electrodomésticos en el hogar. Esta tecnología permite, por ejemplo, implementar sistemas de bombeo de agua para el regadío, obtener los kilovatios para el funcionamiento de sistemas de vigilancia e iluminación para la finca en general.

Rentabilizar los desechos

El estiércol de animales y otros desechos pueden generar energía, además de manera limpia y respetuosa con el entorno. El biogás, es capaz de producir electricidad cuando se necesita y convierte los desechos orgánicos en energía limpia y abono. De este modo, el coste de desprenderse de cualquier tipo de residuo pasa a convertirse en valor económico.

Con la instalación de un biodigestor, que consiste en una cámara de fermentación donde se mezclan los residuos orgánicos para su descomposición, las ganaderías pueden producir biogás a través de la digestión anaeróbica de las excretas de los animales y llegar a ser incluso autosuficientes en cuanto a energía.

Según la normativa española, las explotaciones agrarias y ganaderas que superen las dos toneladas de residuos orgánicos al día son aptas para instalar pequeñas plantas de biogás.

Los datos oficiales registran que en nuestro país existe una cabaña ganadera de más de 28 millones de cerdos y 850.000 vacas lecheras.

Una granja lechera con 800 reses produce unas 40 toneladas diarias de estiércol, por lo que toda explotación con más de 40 vacas cumpliría a priori las condiciones para producir biogás.

¿Te gustaría formar parte de esta transformación? Cuéntanos tu proyecto. En nuestro post ¿cómo puedo obtener financiación si soy una startup agroalimentaria? te explicamos en qué consiste y cómo funciona nuestra iniciativa Capsa VIDA: una nueva forma de emprendimiento colaborativo en el que se establecen sinergias y donde los unos se nutren de las cualidades de los otros.

 compartir esta publicación 

Write A Comment