Ante la demanda por parte de los consumidores de alimentos más saludables y con mejor perfil nutricional, cada vez hay más ojos puestos en la trazabilidad de los productos que consumimos.

La finalidad de la trazabilidad en la industria alimentaria es conocer todos los pasos por los que pasa un alimento, desde la adquisición de las materias primas y su producción hasta su distribución y consumo.

La calidad de la información que se extrae es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria. No hay que olvidar que hablamos de mercancías perecederas, lo que implica que deben consumirse en cuestión de días o semanas, por lo que los retos de la cadena de suministro son especialmente complejos, sobre todo, porque siempre hay que tener en cuenta otros inconvenientes que pueden surgir: proveedores, inclemencias meteorológicas, normas de seguridad alimentaria, etc.

¿Puede aplicarse el blockchain a los desafíos propios de la trazabilidad alimentaria?

Aunque algunos aspectos de la cadena de suministros ya han sido digitalizados, el papel sigue jugando un papel importante a la hora de comunicar los suministros de una parte de la cadena a la siguiente. Además, las bases de datos centralizadas que se han venido utilizando hasta la fecha no han podido frenar muchos de los problemas del sector como la alimentación cruzada, el fraude alimentario o el alto coste que supone retirar los productos defectuosos.

Con la tecnología blockchain ha aparecido un nuevo medio de intercambio de información mucho más eficiente.

Esta tecnología fue concebida en un inicio como una red para el comercio de criptomonedas. Las transacciones se validan y se liquidan casi al instante, o en cuestión de minutos, en lugar de días, pero ¿qué puede aportar lo que se conoce como cadena de bloques a la industria alimentaria?

¿Cómo mejora el blockchain la trazabilidad en la industria alimentaria?

El blockchain se puede definir como una base de datos, la cual ha sido diseñada de tal manera que, una vez que entra la información, es muy difícil que pueda ser modificada; es decir, cada vez que se publica una entrada o eslabón de la cadena, esta es validada por el conjunto de los actores del sistema, sin necesidad de que exista una autoridad central con el rol de validación. Para evitar cualquier vulnerabilidad, cada entrada contiene información del bloque anterior.

De esta manera, ofrece grandes ventajas en aquellos casos donde se requiere transparencia, transacciones costosas en tiempo y dinero y colaboración entre distintos actores.

En otras palabras, una vez documentada la información de los alimentos o ingredientes, esta no podrá ser modificada, reduciendo el riesgo de posibles fraudes y manipulación. Al mismo tiempo, se minimizará el impacto de los alimentos retirados para los fabricantes y minoristas.

Y todo esto, redundará en la confianza del consumidor, que tendrá la posibilidad de conocer de primera mano y a través de la etiqueta el origen, las propiedades nutricionales y la presencia de cualquier alérgeno en los alimentos que va a adquirir.

Un estudio realizado en 2018 por el Instituto de Fabricantes de Alimentos (FMI), en asociación con Label Insight, demostró que una etiqueta con información más detallada sobre los alimentos afecta en la decisión de compra. Según ese estudio, un 74% de los consumidores entrevistados aseguraron que cambiarían de marca por otra que les brindase información más completa y exhaustiva.

La trazabilidad de alimentos y las startups

Sin embargo, la aplicación de esta tecnología sigue siendo compleja y poco accesible para muchos actores de la cadena de suministros. Es importante tener en cuenta que, en ocasiones, el inicio de la cadena se encuentra en lugares donde la implementación de esta tecnología supone un reto en sí mismo, además del coste que conlleva su instauración en la industria alimentaria.

Para superar estos escollos, desde CAPSA Food hemos puesto en marcha la iniciativa CAPSA Vida, que nos permite conocer y estar en contacto con las startups que incorporan esta u otra tecnología con el objetivo de ofrecer al consumidor un sistema alimentario más eficiente, seguro y sostenible.

Si eres una de esas startups y tienes una idea (o herramienta) que puede dotar a la distribución alimentaria de mayor trazabilidad, ¡ponte en contacto con nosotros! Estamos convencidos de que podemos hacer grandes cosas juntos.

 compartir esta publicación 

Write A Comment