¿Alguna vez has visto granjas verticales con cultivos en forma de rascacielos? Aunque parece algo propio de la ciencia ficción, lo cierto es que la agricultura vertical ya es una realidad, también en nuestro país. Aunque hay proyectos encaminados hacia este tipo de cultivos, muchos de ellos se encuentran todavía en fase de preparación al despegue.

En el artículo de hoy, además de explicar cómo funcionan estas granjas verticales o de los tipos que hay, hablaremos de por qué las necesitamos.

A pesar del peso importante que la agricultura tradicional tiene en Europa, cada vez hay más interés por adentrarse y trabajar el cultivo vertical, un mercado que crecerá en los próximos años. De hecho, se estima que permitirá alcanzar ingresos por valor de 6.400 millones de dólares para el año 2023.

Características de los cultivos y granjas verticales

Los nuevos modelos de producción agrícola, basados en granjas verticales con cultivos en forma de rascacielos, están transformando la agricultura tal y como la conocemos.

Las granjas y explotaciones agrícolas de los entornos rurales se están trasladando a las grandes ciudades gracias al ecosistema tecnológico actual, que permite replicar las condiciones del medio natural dentro de estos nuevos entornos.

Con motivo de su diseño, modular y escalable, estas granjas representan una mezcla entre almacén e invernadero, ya que su funcionamiento es muy parecido.

Orientadas principalmente a los cultivos de hoja – lechuga, acelgas, col, hierbas aromáticas…-, estas granjas se caracterizan por conseguir más producción con menos consumo, garantizando el cultivo todo el año en zonas donde antes no se creía posible plantar.

Ni la escasez de agua, ni la falta de espacio ni la climatología suponen una limitación. Además, la cercanía de este tipo de invernaderos a la ciudad reduce el impacto que provoca el transporte de los alimentos en el medioambiente.

cultivos verticales

Torres verticales versus agricultura tradicional

  • Cultivos continuos todo el año al crecer en un ambiente controlado y libre de plagas o enfermedades.
  • Cultivos protegidos de las condiciones meteorológicas impredecibles.
  • Eliminación del uso de pesticidas, fertilizantes o herbicidas.
  • Al no usar tantos pesticidas, herbicidas, fertilizantes o plaguicidas, ni el suelo ni las aguas subterráneas se contaminan.
  • Menor dependencia de los combustibles fósiles.
  • Uso eficiente del espacio al crecer verticalmente en varios niveles, sin necesidad de explotar nuevos terrenos.

Estas condiciones idóneas que ofrece la agricultura vertical favorecen, además, un crecimiento más rápido del cultivo.

¿Os acordáis del proyecto de Marion y Nicolás y de sus viveros hidropónicos? Decidieron levantar al sur de Francia un invernadero hidropónico con el que abastecen de hierbas aromáticas, vegetales, flores comestibles y microplantas los restaurantes de la zona.

La agricultura hidroponía es, junto con el sistema de cultivo aeropónico, uno de los métodos más extendidos que existen para cultivar plantas sin necesidad de utilizar sustrato. ¿En qué se diferencian? Podemos decir, de manera muy simplificada, que la hidroponía se refiere a la práctica de cultivar plantas en agua rica en nutrientes y la aeroponía al cultivo de plantas donde las raíces están expuestas al aire.

¿A qué se debe el interés por las granjas verticales con cultivos en forma de rascacielos?

La pandemia de la COVID-19 ha provocado que buena parte de la población se plantee cómo quieren que se cultiven los alimentos que comen y ha puesto de relieve la preocupación por la seguridad alimentaria y por reducir la dependencia de esos productos cultivados lejos.

Además, la preocupación por garantizar la sostenibilidad del planeta ha llevado a investigar nuevas formas de producir alimentos, haciendo frente al excesivo consumo de los recursos.

Con el objetivo de optimizar los procesos de producción y de respetar el medioambiente han surgido nuevos modelos de negocio, como la conocida como agricultura vertical.

Aunque son muchas las ventajas que ofrece, el cultivo vertical cuenta también con inconvenientes, como los costos de producción y los costos de la energía de los alimentos cultivados.

En este marco, ya hay startups que están intentando mejorar las deficiencias de este sistema agrícola asentado en diferentes niveles o en edificios de gran altura en las ciudades. ¿Eres tú una de ellas? ¡En CAPSA Vida queremos escuchar tu propuesta!

 compartir esta publicación 

Write A Comment