Mantener la calidad y la salud del suelo se ha convertido en una prioridad para todos los sectores de la sociedad, ya que su deterioro repercute directamente y de manera negativa en la naturaleza y en nuestra salud.

Como sectores implicados, desde CAPSA Vida hemos querido abordar y ahondar en este asunto. No debemos olvidar que bajo nuestros pies se esconde un recurso muy valioso que necesita de cuidados especiales.  

El suelo es la base para el desarrollo de la producción agrícola. Sin suelo no se podrían producir alimentos ni podríamos alimentarnos. Nos aporta agua, nutrientes esenciales, oxígeno y un soporte para las raíces. Sin embargo, no siempre hemos sido conscientes de lo frágil y finito que es.

Situación actual de nuestros suelos

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 95% de nuestros alimentos se produce directa o indirectamente en nuestros suelos. El problema es que el 33% de estas tierras está altamente degradada, lo que obstaculiza la producción de esos alimentos.

Además, se estima que serían necesarios hasta 1.000 años para que se forme un centímetro de suelo.

Las actividades industriales, de urbanización e infraestructuras y las abrasivas prácticas agrícolas han degradado y presionado mucho nuestros suelos. ¿Qué podemos hacer para aumentar su calidad y salud?  

Consecuencias de la degradación de los suelos

El deterioro de las tierras agrícolas produce a su vez una reacción en cadena, ya que una cosa esta relacionado con la otra. Al dañar a los microorganismos que viven en el suelo, la biodiversidad de este se ve afectada, reduciéndose su capacidad para actuar como filtro.

El agua subterránea y las plantas también se ven perjudicadas y, como consecuencia, los animales que las ingieren.

Reducir la cantidad de desechos que se llevan a los vertederos, reciclar adecuadamente los residuos peligrosos o elegir alimentos sostenibles son algunas de las acciones que como usuarios podemos tomar en nuestra rutina diaria, pero como compañía podemos hacer mucho más.

cultivo brotando del suelo cultivado

Equilibrio entre la salud del suelo, del animal y las personas

La preocupación por los suelos no es nueva: ¿por qué el pasto no crece? ¿por qué enferman los animales?

Con el objetivo de ayudar a los agricultores, de mejorar el estado de los suelos agrícolas y de garantizar la salud de los animales y de las personas, desde CAPSA Vida hemos puesto en marcha el proyecto La Granja y también venimos dando apoyo a todas esas startups y emprendedores que con sus ideas buscan hacer del mundo un lugar mejor.

La experiencia y los años de investigación nos dicen que es necesario abandonar las prácticas insostenibles por otras más respetuosas que aseguren la calidad y la salud del suelo en el futuro.

Gestión sostenible del suelo

Un dato más. Según la FAO, una gestión sostenible de los suelos permitiría aumentar hasta en un 58% la salud de estos.

Cómo cambiar el modelo de gestión de los suelos:

  • Incorporando materia orgánica al suelo. Una técnica que previene la erosión de las tierras y mejora su estructura.
  • Realizando una correcta rotación de los cultivos para equilibrar los nutrientes disponibles en el suelo.
  • Utilizando una fertilización adecuada y natural basada en las características del suelo, como el humus de lombriz.
  • Poniendo en marcha medidas de agricultura ecológica en los ambientes más adecuados.
  • Invirtiendo más en investigación.

La agricultura del futuro depende de las estrategias que tomemos en el presente.

¿Nos ayudas a ser #ParteDeLaSolución?

 compartir esta publicación 

Write A Comment